Navegando el Mediterráneo: FAVIGNANA, Islas Egadas, Sicilia.

Navegando el Mediterráneo en el Velero Tirant. Una aventura en pareja En el Mar mediterráneo.

Ahora estamos en Maretimo, que es la mas occidental de las Islas Egadas y que se encuentra a pocas millas de la costa de Sicilia

Hoy navegaremos las 14 millas que nos separan de Favigiana que es la mas habitada de las Islas Egadas, y que esta a solo 5 millas de la costa de Sicilia.

Como el trayecto es corto nos recreamos haciendo algunos bordos entre el conjunto de islas que forman una gran reserva natural.

Islas Egadas, Sicilia. (Wikipedia)

Islas Egadas, Sicilia. (Wikipedia)

La mar tiene su ritmo, su tiempo es diferente al de la tierra cuando hace meses que navegas este ritmo natural de la mar ya se te ha metido dentro ya forma parte de ti, aprendes a no hacer planes todo esta a merced del viento y de la mar, Estamos en cada sitio hasta que sentimos que queremos navegar, hasta que la mar nos llama, hasta que necesitamos sentir este azul infinito que con su movimiento eterno me calma y me hace sentir vivo me hace sentir que estoy en mi sitio, el único sitio donde todo tiene sentido.

Finalmente entramos en el puerto de Favignana es un puerto pequeño pero muy concurrido. Despues de los dias pasados en el sur de Cerdeña entre calas solitarias y tranquilos pueblecitos, el pequeño puerto de Favigiana es un caos , veleros y toda clase de barquitas van de un lado a otro sin parar , y como remate final, un ferry enorme, va y viene a menudo de Sicilia. Suerte que estamos en el mes de Septiembre, ¡¡¡no me lo quiero imaginar en pleno verano!!!

Observamos que los barcos amarran en la parte exterior del muelle de protección del pequeño puerto, y nos decidimos a aprovechar uno de los pocos sitios que quedan libres. ¡No hay muertos!, hay que tirar el ancla justo delante del punto de amarre para evitar que la cadena se cruce con el ancla de alguno de los barcos del lado , y maquina atrás hasta el muelle donde nos amarramos. Una vez amarrada la popa al muelle, daremos un poco de tensión a la cadena para evitar que el movimiento natural de este sitio poco protegido, o una subida del viento haga que el barco colisione con el muelle.

Una vez amarrados observamos que este muelle no tiene ningún servicio ni luz ni agua, de manera que si tenemos en cuenta que estamos sujetos solo con nuestra propia ancla casi es como si estuviésemos fondeados.

Isla Favignana, Sicilia

Isla Favignana, Sicilia

 

La Cala es bonita y el agua es transparente, también se puede fondear pero hay que tener en cuenta que el Ferry que va y viene continuamente hace la misma maniobra que hemos hecho nosotros: tira el ancla y retrocede, de manera que hay una gran zona que no esta señalizada y que hay que dejar libre sino el mismo ferry se encarga de apartar los barcos a bocinazos.

 

La Tarde es muy calurosa y ya que el sitio es muy bonito, y el agua esta tan limpia, Noemi se baña, con mucho cuidado con las barcas que continuamente van y vienen. Ya es de noche, y Noemi , como hace siempre que navegamos, escribe su cuaderno de bitácora, cada día apunta donde estamos, qué hemos hecho, datos de la navegación, y las anécdotas del día. El calor continúa, y como es de esperar en el mediterráneo, a finales de verano llegan las tormentas, y esta hace rato que avisa, y finalmente interrumpe esta escena tan bucólica y cae la tromba de agua.

Al día siguiente por la mañana, el cielo vuelve a ser azul y vuelve a hacer calor nos dedicamos a descubrir el pueblecito de Favignana.

La primera impresión es que Favignana es un pueblo mas turístico que Maretimo. También es mas grande, y hay bastante gente. Aprovechamos para comprar provisiones, comer en el restaurante y pasear.

Vemos varias tiendas dedicadas exclusivamente al atún. No compramos nada porque navegando en un velero por esta zona y en esta época del año, la pesca esta garantizada y el atún ya lo tenemos un poco aborrecido.

 

Finalmente llegamos al otro lado del muelle, donde descubrimos unas anclas enormes. No pueden ser de las pequeñas barquitas que hay en el puerto. El misterio de estas anclas despierta nuestra curiosidad , y ya tenemos diferentes teorías,  pero ninguna puede explicar como este pequeño puerto con embarcaciones pequeñas puede necesitar tantas anclas y tan grandes y nos dedicamos a investigar.

Finalmente un hombre mayor, emocionado porque nos interesemos por este montón de anclas nos cuenta una historia. La historia de su vida y de una tradición ancestral de este pueblo “La matanza”. Favignana es una isla que ha echo de la pesca del atún una fuente de ingresos, pero también una fiesta tradicional que ocupa a 50 personas, los Tonaroti, durante 5 meses para pescar el atún de forma colectiva y con las mismas artes que antiguamente. Continúan pescando con una barca de remos y calando unas redes de la misma forma y en el mismo sitio que lo han hecho generaciones y generaciones de Tonaroti. La Tonara está organizada de manera que toda la responsabilidad recae sobre un solo hombre, El Rais que es el que tiene la ultima palabra del momento que que hay que dar cada paso. La tonara es una estructura de redes que tiene 30 metros de profundidad y esta compuesto de diferentes cámaras con una especie de embudo al principio. Los atunes no vuelven nunca atrás y una vez entran por la boca de la Tonara los Tonaroti van abriendo las cámaras y van avanzando por estos compartimentos que se abren y se cierran, hasta que llegado el día , se hacen pasar al ultimo compartimento, La “Camera dela morte”, que un grupo de hombres se encargan de subir la red hasta que queda a poca profundidad y esperan a los atunes con palos con ganchos, haciendo una autentica matanza, de aquí viene el nombre de esta tradición. El agua se tiñe toda de rojo y los hombres parecen enloquecer en medio de tanta sangre. Según tengo entendido, un año después de nuestro viaje a Favigiana, en el 2007 se suprimió definitivamente la Matanza. En Youtube se pueden ver estas imágenes sobre esa antigua arte de pesca:

En el próximo episodio navegaremos hasta Trapani, Sicilia visitaremos la ciudad y haremos una excursión al bonito pueblo de Erice, que aunque solo esta a 3Km de la costa se eleva a 750 m sobre el nivel del mar. Después dejaremos el puerto industrial de Trapani, y navegaremos por la costa norte de Sicilia hasta el Capo San Vito.

Del canal La vida a vela.

Más experiencias de navegación en el Mediterráneo aquí.